Historia y Origen del Café en el Mundo

Historia del Café y sus orígenes

La historia del origen del café en el Mundo es increíble, desde su descubrimiento en África, su expansión por Europa y crecimiento en el mundo. Ésta bebida no es tan antigua como otras infusiones como el Té, pero tiene una historia rica, mítica y de crecimiento a pasos agigantados. Es descubierto en el siglo XIII aproximadamente, casi por casualidad en Etiopía, de donde proviene originalmente. Según algunas versiones, un pastor llamado Kaldi, observó que sus cabras tenían un comportamiento enérgico al ingerir las bayas rojas que daba un arbusto (la planta del cafeto). Decidió probarlas en una bebida, pero tenían tan mal sabor que las tiró al fuego. Al tostarse los granos, desprendieron naturalmente un aroma exquisito. De ahí en mas la leyenda del café se cuenta sola.

La expansión hacia Arabia, posteriormente a Europa, Indonesia, Centroamérica y de ahí al Mundo. El café y su aroma particular fué conquistando al mundo desde la antigüedad a la actualidad, con cafeterías y sabores. En la actualidad ésta bebida es la mas consumida en el mundo detrás del agua. El comercio que hay detrás del “grano de oro” es enorme y cada día parecer crecer mas.

La historia y origen del café comienza en Etiopía, que es de donde proviene, pero pasa por Egipto, la región de Arabia, Yemén, Indonesia, Europa, Centroamérica y el mundo entero. Desde su descubrimiento, la planta de cafeto tiene enorme importancia en la economía de varios países, ya que con su cultivo se mantienen, tanto comercios locales, como exportaciones a todo el mundo. Es tan importante la crónica de ésta bebida porque de acuerdo a como va llegando a diferentes regiones, va tomando diversas formas de prepararlo y de cultivar sus granos.

Ya sabemos de dónde es, pero, ¿Cuándo es descubierto el café?

Increíblemente el descubrimiento de la bebida no fué sinó hasta hace pocos siglos atrás. Quizás una de las principales razones por las que el café como lo conocemos hoy no fué descubierto antes sea porque el arbusto de cafeto crece naturalmente en solo en zonas cercanas a la línea del ecuador, sumado a que el grano no se ve a simple vista, la planta dá frutos como si fueran ciruelas, unas bayas rojas. Dentro de la baya roja se encuentra el grano de café verde, que crudo no tiene el gusto o sabor característico. El grano verde es de donde proviene el café tostado.

Históricamente, el café es un nexo social, una excusa para compartir historias, relatos, momentos y conversaciones. Tiene la magia de unir a las personas, o de crear momentos de satisfacción en soledad. Pasemos a relatar sus origenes.

Origen del café en Abisinia, actual Etiopía, África

El origen del café surge en Etiopía (antiguamente Abisinia), África, cerca del siglo XIII. Se cree de dónde proviene el café específicamente es de la región de Kaffa o Caffa. Las condiciones en ésta zona son las naturalmente ideales para que la planta del cafeto crezca de forma silvestre. Aunque ya existían los arbustos de cafeto, los pastores de la zona paseaban sus cabras sin saber lo que estaban ignorando. Cuenta la leyenda que sólo uno tuvo la observación detallada sobre sus cabras, descubriendo el estado muy animado de sus animales, muy enérgicas y alertas. Éste pastor en particular, tuvo la curiosidad de ver que era lo que les provocaba ese estado.

Actualmente Etiopía no explota el privilegio que significó ser el país de dónde es originario el café, el grano preciado. El panorama internacional de los precios del grano, sumado a la situación de pobreza del país, resultan en que la economía agricultura sea muy vulnerable. Es por ésto que Etiopía ha decidido crear una marca que identifique al café de su procedencia, como un sello distintivo de calidad, como así lo hacen Cuba con sus puros, o Francia con sus vinos.

¿Quién descubrió el café en Etiopía?

Algunas historias relatan sobre como fueron descubiertos los atributos del café. Éstas historias cuentan sobre el pastor Etíope Kaldi, que asombrado de ver como sus cabras tenían un comportamiento muy activo y animadodecidió probar el sabor de las bayas rojas. En principio el pastor Kaldi quiso probar éstas bayas porque estaba preocupado por sus cabras, pensó quizás que eran veneno, y tuvo miedo de que muriesen, lo que para un pastor de aquella época hubiese sido una verdadera tragedia, ya que sus cabras eran de un valor incalculable. Fué así que al probarlas en un tipo de jugo o infusión, se mantuvo despierto esa noche sin poder descansar, en un estado de alerta y agitación. A los días siguientes Kaldi fué al pueblo a explicar lo sucedido al Immam de una mezquita cercana, quien decidió probar también los frutos. Éste jugo lo mantuvo alerta durante varias horas, aunque el sabor inicial no fué realmente bueno por lo que decidieron, tirar las bayas al fuego, haciendo que los granos de café se tuesten. Casualmente, al generar un aroma tan agradable, decidieron volver a probarlo, pero con los granos tostados. Quizás Kaldi fué el primer ser humano en probar el café como lo conocemos hoy.

Leyenda del café en Arabia

La leyenda del café dice que fué propagado desde Etiopía, a Egipto y Yemen. Fué en Arabia dónde a mediados del siglo XV, se encuentran evidencias de granos tostados y molidos, de una forma muy parecida de preparar café a la actual. Es también en la Península Arábiga donde se encuentran los primeros cultivos, lo que lleva a los primeros comercios del café. A lo largo del siglo XV los cultivos fuertes se mantienen en Yemen, para en el siglo XVI extenderse a las regiones de Persia (actual Irán), Turquía, Siria y Egipto.

Primeras cafeterías del mundo

Para la época del siglo XVI, el café se consumía en los hogares, aunque de a poco empezaban a surgir las primeras cafeterías del mundo. En la zona Arábiga se usaba reunirse para conversar acerca de las novedades, leer libros, escuchar música, jugaban ajedrez entre otras actividades. Entonces el café formaba parte importante de esas actividades ya que los mantenía mas tiempo alertas, compartiendo tiempo, lo que en ése momento era de gran riqueza ya que era una forma natural de aprender diferentes ideas, intercambiar información o estar al tanto de las noticias del pueblo. Eran espacios tan importantes que se los denominaba «Escuelas de los Sabios».

Sin saberlo quizás, en el Oriente se estaban formando las primeras cafeterías del mundo, llamadas qahveh khaneh. La popularidad de éstas cafeterías iba en aumento ya que la gente quería ser parte de éstos grupos de personas, ya que la información era y es vital para el ser humano. Llegaban en busca de intercambios, de amistades o del disfrute de actividades en conjunto, y el café los esperaba, los mantenía mas tiempo atentos, y seguramente los ayudaba a concentrarse e interpretar mas y mejor aquel intercambio de ideas. Fué así como el café fué encontrando su popularidad día a día, cada vez con mas gente.

Significado de la palabra café

Hay mas de una versión sobre el origen del nombre del café. La primer versión del significado del café tiene que ver con los árabes, que llamaban Bunn a la cereza y el arbusto. A la pulpa la llamaban Quishr, y a la bebida Bunchum. Como la bebida se preparaba en forma de vino, le dieron el nombre de Qahwa, que es el nombre genérico de los vinos, éste nombre se fué transoformando en cahueh. Mas adelante, los turcos tomaron éste nombre y lo fueron degenerando en cahve. Qahwa es una palabra árabe, de etimología incierta, y es la base y significado de la palabra café. En Inglés se escribe Coffee, en Latín Coffea (Es el nombre científico), en Alemán, Danés y Sueco se escribe Kaffee, y en Español, Francés y Portugés, Café. 

Otra versión del significado de la palabra tiene que ver con el lugar de dónde viene el café. Como habíamos comentado, tiene comienzo en el Cuerno de África, mas precisamente en Etiopía, en la provincia de Kaffa, ubicada al Suroeste de país. Es por ésto que el café tomó el nombre de su provincia, y fué derivandose en diferentes países al nombre que hoy reconocemos para hablar del grano tostado de la planta del cafeto.

Expansión del café en Europa

Para el siglo XVII la leyenda del café en Europa empezaba a escribirse. De la mano de algunos viajeros que visitaban la península Arábiga, llegaban por Venecia, Italia los primeros granos de café. Inmediatamente ésta bebida tuvo amores y odios, ya que su color y el estado enérgico que provocaba, hacía creer a muchas personas que el café era la «amarga invención de Satanas», que tenía propiedades propias de los brujos y del demonio. La Iglesia Italiana fué tajante con el café, condenándole, por ende el pueblo también.

Fué tanta la controversia y el revuelo en el pueblo que hasta el Papa Clemente VIII tuvo que participar en una degustación de la bebida para tomar una decisión. Al Papa le encantó el café, y vió que no había ningún conjuro sobre él, asi que decidió aprobar la infusión a los ojos del pueblo y hasta le dió su bendición.

Aunque en Italia el café ya tenía su bendición, a medida que la bebida fué expandiéndose por otros países del Viejo Continente, fué generando las mismas polémicas. Se lo consideró como una amenaza al orden público, tanto que se lo intento prohibir, aunque sin éxito. Sin embargo el café avanzaba y al no poder pararlo, se le aplicaba un fuerte impuesto.

Todavía no se sabe la razón exacta del por qué el café fué tan controversial, quizás por la adicción que provocaba tomarlo en las personas, quizás por sus efectos enérgicos. Tanto fué el revuelo que nunca se pudo frenar el avance de ésta infusión. Por un lado estaban los que lo prohibían y por el otro sus bebedores encantados, enamorados del café, sus aromas y gustos.

A pesar de todas las controversias, se creaban mas cafeterías, las cuales eran el centro de atracción de la época. Ahí intercambiaban ideas y conocimiento, había mucha actividad social. Las personas que antes consumían alcohol, comenzaban a consumir café, lo que impactaba en su actividad laboral, al rendir mas y mejor. El café fué traspasando fronteras, y creciendo en diferentes países, las cafeterías abrían en Inglaterra, Austria, Holanda, Alemania y mas tarde España.

Las primeras cafeterías se abrían en Londres y Oxford, creando espacios comunes para filósofos y letrados que compartían ideas liberales. Se concentraba mucho poder y una gran cantidad de ideas dentro de las cafeterías por el intercambio de pensamientos que generaba juntarse a filosofar y debatir ideas. Era tan así que el propio Rey Carlos II de Inglaterra pidió que cerraran las cafeterías por miedo a revueltas del pueblo. La medida fué lógicamente un error, el pueblo así lo hizo saber, entonces el Rey tuvo que revocarse.

Una de las primeras cafeterías en Berlín abre en 1670. Para el año 1683 se abren las puertas de algunas de las míticas cafeterías de Viena. Mientras en el año 1686 se inaugura en Francia el famosísimo Café Procope. En España el café llega mas tarde, de la mano de los Borbones en el trono.

¿Como llegó el café a América?

La crónica del café en América comienza con el translado de una planta de cafeto a los Jardines Botánicos de Amsterdam, Holanda. El éxito de ésta planta hizo que se le ofrezca una planta al Rey Luis XIV de Francia. El Rey decidió plantar el cafeto en el Jardín de las Plantas de París. Como la planta se adaptó de forma excelente, el Rey intentó llevar el cafeto hacia las colonias Francesas de América.

El camino del café a América no fué fácil ya que en aquellos tiempos, los viajes en barco duraban entre dos y seis meses, lo cual hacía muy complicado trasladar un esqueje (gajo o fragmento de plantas, separadas con finalidad reproductiva), el cual no soportaba el clima intenso del Atlántico durante tanto tiempo. Un día el capitán Gabriel de Clieu tuvo la idea de llevar ésta plantación a la Isla de Martinica. Ésta viaje del cafeto, según el mismísimo Capitán Clieu, sufrió toda clase de peligros, tanto del clima como de hombres que querían destrozar la planta porque querían ser ellos quienes llevaran con éxito el cafeto a América.

Después de todas éstos sobresaltos, por fin llega a Martinica la planta de cafeto. El mismo Capitán la lleva a su finca, sin embargo ahí también tiene que cuidarla con recelo porque querían arrebatarle el tallo. Finalmente, Clieu pudo obtener su primera cosecha para el año 1726. Fué todo un éxito.

Para la segunda cosecha hubo un hecho fortuito y desgraciado a la vez. Una tempestad arrasó con todas las plantas de Cacao de la Isla, las cuales eran la principal fuente de ingreso de sus habitantes. Es por ésto que se probó con la plantación y cosecha del cafeto, dándole un empujón a su crecimiento.

Medio siglo después ya había mas de 18 millones de árboles cafetales en la Isla. Lo que incentivó a que otras Islas también comenzaran a cultivar éste arbusto. El clima, el terreno y la cercanía con el Ecuador hacían que el cultivo sea exitoso naturalmente. Desde la Isla de Martinica el cafeto fué avanzando y cultivandose en Santo Domingo y Guadalupe. Se propagó en Brasil, de la mano de los Portugueses cerca de las regiones de Amazonas y Pará. A Jamaica llegó con fuerza de la mano de los Ingleses alrededor de 1730, y es dónde se cultiva uno de los cafés mas caros del mundo, el Blue Mountain.

Historia del Café en Colombia

La historia del café en Colombia no es tan clara, ya que algunos registros hablan de la llegada del «grano de oro» a través de los Jesuitas para el año 1730 en Nueva Granada. Tradicionalmente se cree que los primeros granos llegan al país por el Oriente del mismo, traídas por algún viajero a través de Venezuela y las Guyanas Francesas.

El testimonio mas antiguo de la planta de cafeto en Colombia se le atribuye al Sacerdote Jesuita José Gumilla, quien en 1730 fué autor de un libro llamado «El Orinoco Ilustrado». En ése libro hablaba de la presencia del cafeto en la misión de Santa Teresa de Tabajé. Existen otros registros en los años 1787 en dónde se habla del cultivo de la planta en las regiones de Muzo (Boyacá) y Girón (Santander).

Para los años 1835 se registran los primeros cultivos con producción comercial, que iban desde la aduana hasta la región de Cúcuta, cercana a la frontera con Venezuela. Uno de los impulsores del gran cultivo del cafeto fué Francisco Romero, un sacerdote de la época, quien imponía la penitencia de sembrar café a sus feligreses.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, Colombia se consolida como uno de los grandes productores del café a nivel mundial, emergiendo entre países como Brasil, México, Salvador y Guatemala. Colombia es quizás uno de los mas grandes productores del grano, pero mas importante es su identificación con el café. El grano de ése país es considerado de gran calidad y un símbolo de aroma y sabor.

Opiniones